Loading...

Optimiza tu proceso


Economía circular
→ IDENTIFICA TU RESIDUO

Los residuos industriales se dividen según su naturaleza en:

  • Residuo Industrial Peligroso (RIP)

Aquel residuo que presenta una o varias de las características peligrosas enumeradas en el anexo III de la Ley 22/2011 y aquél que pueda aprobar el Gobierno de conformidad con lo establecido en la normativa.

Los productores de residuos peligrosos se clasifican en Grandes Productores (>10 Tn/año) y Pequeños Productores. 

  • Residuo Industrial no Peligroso (RNIP)

Aquel residuo que se deriva de actividades productivas y se generan en las industrias, siempre que no aparezca como peligroso en la Lista Europea de Residuos (LER).
También se incluyen los Plásticos de uso Agrícola y los Lodos de Depuradora generados en Castilla-La Mancha.

En esta web hablaremos siempre de los residuos industriales no peligrosos e intentaremos impulsar su correcto tratamiento mediante la prevención, reutilización, reciclaje, valorización y eliminación, con ejemplos de buenas prácticas y opciones como la bolsa de subproductos para optimizar nuestro proceso y negocio.

→ ¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO MÁS ADECUADO?

Siempre que generemos un residuo industrial en nuestra actividad industrial debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Separación en origen: Será clave la separación en origen de los distintos tipos de residuos industriales no peligrosos por los propios productores, destinando cada uno de ellos a la gestión que sea más óptima en función de su naturaleza y de acuerdo con lo establecido en el principio de jerarquía.
  2. Recogida, transporte y almacenamiento temporal: Los titulares que realicen dichas actividades de gestión de residuos industriales no peligrosos deberán inscribirse en los registros autonómicos correspondientes.
  3. Tratamiento: La gestión de los residuos industriales no peligrosos, siempre que sea posible, se llevará a cabo en el mismo lugar en el que son generados. En su defecto, y en aplicación del principio de proximidad los residuos deberán tratarse lo más cerca posible del lugar donde se generaron a través de un gestor autorizado.

El tratamiento que finalmente demos a nuestros residuos siempre debe ser acorde al principio de jerarquía.

→ PRINCIPIO DE JERARQUÍA

Las políticas ambientales en materia prevención y gestión de residuos están marcadas por este principio que viene establecido en la Directiva Marco de Residuos (Directiva 2008/98/UE), traspuesta a la normativa nacional mediante la ley 22/2011, de 29 de julio, de residuos y suelos contaminados.

Este principio establece que “deben priorizarse aquellas opciones de gestión de mayor calidad ecológica y menor afección al medio ambiente: en primer lugar, la reducción, después la reutilización, el reciclado y otras formas de valorización; dejando la eliminación como último recurso”.

No obstante, si para conseguir el mejor resultado medioambiental global en determinados flujos de residuos fuera necesario apartarse de dicha jerarquía, se podrá adoptar un orden distinto de prioridades previa justificación por un enfoque de ciclo de vida sobre los impactos de la generación y gestión de esos residuos, teniendo en cuenta los principios generales de precaución y sostenibilidad en el ámbito de la protección medioambiental, viabilidad técnica y económica, protección de los recursos, así como el conjunto de impactos medioambientales sobre la salud humana, económicos y sociales.

→ CENTROS ESPECIALIZADOS DE GESTIÓN ¿QUÉ SON Y DÓNDE ESTÁN?

Los productores de residuos industriales no peligrosos están obligados a entregarlos a un gestor de residuos autorizado, siempre que no procedan a gestionarlos por sí mismos, para su valorización o eliminación.

Los gestores de residuos son empresas especializadas en la recogida, transporte y tratamiento de residuos, cuyas instalaciones y actividad han debido pasar por el pertinente trámite de autorización administrativa.

El gestor asume las responsabilidades inherentes a la determinación del tratamiento más adecuado para los residuos, debiendo observar a tal fin el principio de jerarquía de la gestión de los residuos. Asimismo, deberá asegurar y acreditar documentalmente ante el productor u otro poseedor inicial de los residuos la completa operación de tratamiento de éstos.

En la web del Gobierno de Castilla – La Mancha, en este enlace, tenemos a nuestra disposición un buscador de gestores de residuos por nombre de la empresa, localización o tipología de residuo, donde podremos encontrar el centro más adecuado y cercano para la gestión de nuestros residuos.

→ CONOCE LA NORMATIVA

La normas y leyes que afectan a mi negocio si en mi proceso genero residuos industriales no peligrosos son las siguientes:

NORMATIVA NACIONAL 

Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados

Es el marco de referencia regulador para todos los tipos de residuos.

Programa Estatal de Prevención de Residuos

Su objetivo es lograr la reducción de un 10% en peso de los residuos generados en 2010 para 2020.

Plan Estatal Marco de Residuos 2016-2022

Establece las líneas estratégicas de las políticas de residuos para los próximos años.

Real Decreto 180/2015, de 13 de marzo, por el que se regula el traslado de residuos en el interior del territorio del Estado.

 

Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos

 

NORMATIVA AUTONÓMICA

Decreto 78/2016, de 20/12/2016, por el que se aprueba el Plan Integrado de Gestión de Residuos de Castilla-La Mancha.